Saltear al contenido principal
10 diferencias entre los muffins y las magdalenas

10 diferencias entre los muffins y las magdalenas

No, no son lo mismo. Ni en tamaño, ni en sabor, ni en la forma de elaboración…

Si fueras americano no tendrías perdón de Dios. En Estados Unidos los muffins tienen una larga historia y son uno de los dulces más populares. ¿Las razones de su éxito? Su masa versátil, un sabor bastante neutro y una textura suave que combina bien con casi cualquier sabor, ya sea dulce o salado; además, son muy cómodos para comer fuera de casa y tienen el tamaño perfecto para compartir. Todo ello hace que los americanos se gasten más de mil millones de dólares al año en muffins, y su consumo está tan extendido que incluso tienen un día nacional, el 20 de febrero. ¡Si hasta tres estados han elegido su propio muffin oficial!

Pero que no cunda el pánico. Para el resto de mortales seguramente un muffin y una magdalena son lo mismo, así que no pienses que eres el único que no las distingue del todo.

Toma nota de las 10 diferencias que nos ha dado Moncho López, alma máter de Levadura Madre, y seguro que no vuelves a confundirlos:

1. Quizá lo más evidente sea el peso. Una magdalena tiene un peso de entre 75 y90 gramos, mientras que un muffin está entre los 160 y los 185.

2. La magdalena no tiene sabores. La magdalena sabe a magdalena, mientras que el muffin sí admite una gran variedad de ingredientes —en Levadura Madre, por ejemplo, las preparan de triple chocolate, de manzana y nuez, de semillas y mermelada de frutas del bosque y de limón con semillas de amapola.

3. Las magdalenas no se adornan, salvo con azúcar en algunas ocasiones; los muffins sí.

4. Las magdalenas son siempre dulces, los muffins también pueden ser salados.

5. Las magdalenas no tienen relleno, los muffins pueden rellenarse con todo tipo de cremas, mermeladas…

6. La magdalena tiene copete, el muffin no. Esto se debe a que la magdalena se hornea con una temperatura de techo alta, lo que provoca una costra durita que se rompe y da la típica forma a la magdalena. El muffin se hornea a una temperatura más baja, por lo que no rompe y su forma final es más redondeada.

7. Las magdalenas tradicionales se preparan con aceite de girasol o de oliva, los muffins sin embargo tienen una masa más pesada que se hace con mantequilla.

8. La masa de las magdalenas es más esponjosa porque se hacen con el huevo muy batido.

9. La magdalena es seca mientras que el muffins tiene una cierta carga de humedad. Los tiempos de horneado son fundamentales en este bollo: si nos pasamos pierde ese punto húmedo tan característico, y si nos quedamos cortos estará crudo.

10. Las magdalenas las compra un público más tradicional, normalmente para desayunar, mientras que el muffin lo pide gente joven, suelen compartirlo y lo toman a cualquier hora.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

ECHA UN VISTAZO A

Peras de Rincón de Soto

Cómo elegir el vino según el menú

Esta entrada tiene 2 comentarios

Los comentarios están cerrados.

Volver arriba
×Close search
Buscar